Uno de los jugadores sobrevivientes del accidente aéreo sólo hizo una súplica que ahora estremece a todas las mujeres del mundo

Él sólo le suplicaba a los médicos que le salvaran una sola cosa. Si fueras su esposa, ¿no se te estremecería el corazón?

De todas las cosas que pueden cruzarle a una persona que vio a la muerte de cerca, a él sólo le importaban que salven una sola cosa.

Mientras el día va pasando y más detalles se conocen sobre la tragedia que se cobró la vida de 76 personas, entre ellas un equipo completo de fútbol de Brasil, más se nos estremece el corazón.

Su única súplica

Luego del traumático episodio en el que en cuestión de minutos todos los tripulantes de ese avión sabían que probablemente morirían uno de sus sobrevivientes sólo suplicaba por una sola cosa mientras lo llevaban al hospital.

Alan Ruschel, defensa del equipo, sólo repetía una cosa en tono de súplica:

Loading...
loading...

“Guarden mi anillo de matrimonio”, según lo reportado en Alateia.

Sólo cinco sobrevivieron a la tragedia que cobró la vida de 76

La petición de Alan conmovió al personal médico que lo recibió en el hospital al que fue admitido.

De todas las cosas en el mundo, él quería salvar su anillo de matrimonio, el anillo que representa la unión y la promesa que le hizo a su esposa de estar con ella hasta que la muerte los separara.

Amanda, la esposa de este sobreviviente, comunicó en Instagram que su “estado es estable. Estamos orando por todos los que aún no han sido socorridos, y fuerza para todos los familiares. Es una situación complicada, difícil. Sólo Dios puede darnos fuerza. Gracias, Dios”.

El amor a su esposa es sin duda su mayor tesoro

Está comprobado que ante un evento de tremenda magnitud, el cerebro entra en shock y se pueden producir traumas. Sin embargo en medio del dolor físico, emocional de este hombre, lo más importante seguía siendo el símbolo de su amor por su esposa, por su familia.

Una prueba más de que cuando todo cae, cuando todo falla, es el amor a nuestra familia y el amor de nuestra familia, la que nos salva.

Loading...
loading...