Los maridos estresan a las mujeres 10 veces más que los hijos.

¿Quién no desearía tener el hogar perfecto? Si, en donde papá y mamá se dividan el trabajo por igual, se encarguen ambos de la educación de los hijos, los cuales a su vez sean bien portados, y que además de ellos, los padres tengan su espacio para disfrutarse como pareja.

Creo que la gran mayoría lo desea pero lamentablemente en la mayor parte de los hogares es la mujer la que asume casi todas las responsabilidades tanto las de la educación de los hijos, como las de la casa, aunque claro, no debemos dejar de mencionar que también existen excepciones en que los padres llevan completamente toda la batuta de ambos roles.

En Estados Unidos se realizó una encuesta donde más del 46% de las madres de familia afirmaron que el estrés es ocasionado regularmente por el esposo y no por los hijos.

Expectativas no cumplidas
La equidad de género y la igualdad nos ha llevado a pensar y crear algunas expectativas de lo que deseamos en nuestros matrimonios, en muchas ocasiones esperamos el apoyo de nuestra pareja en casa, sin embargo, la realidad es que las tareas del hogar no es algo que a ellos les preocupe, ignoran que estas deben ser repartidas en partes iguales y que por igual deben estar al mando y cargo de la educación de los hijos, precisamente porque son pareja. Muchas argumentaron incluso que en ocasiones es preferible que el hombre este la mayor parte del tiempo fuera de casa, así las tareas son un poco menos complicadas.
Estamos de acuerdo en que ninguna familia es igual, pero en muchos hogares la realidad es que el padre no ayuda en los quehaceres de esta, al contrario, da aún más trabajo a la mujer, no todos llegan a ser un padre y esposo comprensivo y colaborador que entienda que el trabajo es de dos. En otros casos, nuestra mente se prepara para saber que un niño hará algún berrinche por algo que quiere y no se le da, pero nuestro cerebro no identifica a un “hombre adulto” haciendo rabietas como un niñito, cuando lo esperado es, que nos brinde de su apoyo y no que se una un hijo más al que ya tenemos en casa ¿cierto?

La frustración y el desencanto por nuestra pareja, (debemos recordar que las mujeres también forman parte de las expectativas del hombre) no se hacen esperar en estos casos. Las desilusiones llegan cuando alguno no cumple con lo que esperamos o queremos, agregando un poco más de estrés que se va acumulando por el resto del día.

Los padres quieren más reconocimiento

Estadísticas realizada han mostrado que los padres se sienten desplazados por las madres, pues piensan tener un papel secundario en el hogar, y que el reconocimiento por estar colaborando les gustaría que fuera demostrado, además, que los incentivaran con palabras dulces o amorosas; esto lo demuestran al hacer la pregunta, ¿comparte el cuidado de sus hijos con la madre? Donde el 50% de 1500 que fueron encuestados dijo que sí, sin embargo, el 75% de las mujeres dijo que, prácticamente ellas cargan con toda la responsabilidad, desde levantar a los hijos para ir al colegio, hasta darles de cenar a todos los integrantes de la casa, si, tal vez sean labores propias de la mujer, pero un poco de ayuda no le hace mal a nadie.

Se ha llegado a la conclusión, que generalmente este problema existe por la falta de comunicación y problemas de expectativas, pues las mujeres esperan más del hombre y los hombres consideran que hacen lo suficiente.

Loading...
loading...

¿Quién es el que tiene esta responsabilidad?

Nadie ha dicho que ser padres es una labor fácil, no existe un libro donde diga los pasos a seguir para llegar a ser la familia ideal o que todos deseamos. Sin embargo, buscar un culpable nos es más fácil, pues nuestro estrés ha llegado a un nivel muy elevado y evadimos nuestra responsabilidad, además que no debemos olvidarnos de nuestra pareja y que también se debe de cuidar nuestra relación, la cual también requiere de mucho esfuerzo y dedicación y en algunos casos mayor paciencia, y el problema está en que las mujeres queremos hacer y cumplir con las necesidades de todos y es cuando llegamos a un estado de estrés preocupante.

Hay que dejar en claro que el culpable no es él, ni tampoco lo es la mujer en su mayoría, son algunas situaciones externas que no nos benefician y generan tensión y estrés, por tal motivo hay que identificarlas para poderlas cambiar poco a poco.

Pensando un poco en los momentos de estrés, se dice que un matrimonio que tiene conflictos constantes ha llegado a causar problemas de salud altamente perjudiciales como el hecho de fumar, repercutiendo en problemas respiratorios tanto en las mujeres como en los hombres, además de la probabilidad de sufrir infartos producto del estrés. 

¿Cómo solucionarlo?

La base más importante para solucionar este tipo de conflictos, como lo dicen en algunas terapias de pareja, siempre es la comunicación, esperando como seres racionales que somos, podamos expresarnos de forma pacífica con nuestra pareja y que la comunicación fluya para podernos entender.

Hay que recordar que en muchas ocasiones nuestra pareja, lamentablemente no es psíquico(a), para que interprete nuestros pensamientos, si en algún momento necesitamos de su apoyo hay que decírselo directamente, especificando tal y cual cosa; además de compartir algunas de las tareas, y recordar que no puede cumplir con todas, si es posible realizar una lista de dos columnas marcando las labores o actividades que deberá realizar cada uno y platicar la posibilidad de que sean realizadas, además de externar los motivos por los cuales no podrían ser cumplidas, hablar de los miedos que los atormentan como pareja y conocerse cada vez más.

Probablemente así, se aproxime cada vez más el hogar que llene tus expectativas y las de tu pareja.

Loading...
loading...