Incluso los médicos no podían creer lo que esta mujer dio a luz. La verdad solo se descubrió mucho tiempo después

Becki-Jo Allen, de 23 años de edad, y su novio, Liam Tierney, viven en Inglaterra con su hija Indiana. Eran una familia muy feliz, y la pareja estaba tratando de tener más hijos. Así que cuando Becki-Jo se enteró de que estaba embarazada nuevamente, todos se pusieron más que contentos. Pero la pareja ignoraba que el embarazo de Beck-Jo contenía una gran sorpresa.

Una vez que la emoción inicial bajó de intensidad, Becki-Jo se dio cuenta rápidamente de que tendría un embarazo muy complicado. Desde el principio padecía terribles náuseas matutinas y dolores de cabeza tan fuertes que la pareja comenzó a preocuparse. Durante una revisión en una etapa temprana, Becki-Jo y Liam esperaban nerviosamente los resultados del ultrasonido. Estaban preparados para lo peor, pero no estaban preparados para lo que iban a descubrir.

Becki-Jo estaba embarazada de trillizos! La pareja estaba en shock y aliviada al mismo tiempo. Becki-Jo recuerda: “Fue el impacto más grande de mi vida! En la familia nadie tiene trillizos. Fue absolutamente inesperado”.

Por fortuna, el embarazo mejoró y los tres bebés se estaban desarrollando saludablemente dentro del útero de Becki-Jo. Sin embargo, en la semana 31, la pareja se encontró con una mala noticia: las contracciones habían empezado; aunque los niños estaban sanos, seguían siendo muy pequeños y no estaban listos para nacer.

Los médicos le practicaron una cesárea de emergencia a la joven madre. Roman, Rocco y Rohan nacieron sanos y salvos; cada uno pesó poco más de 1,3 k. Los niños pasaron sus primeras seis semanas en una unidad de cuidados intensivos hasta que crecieron lo suficiente para emprender el camino a casa y estar con el resto de la familia.

Loading...
loading...

Una vez que los recién nacidos estaban en su hogar, las personas empezaron a notar que se parecían muchísimo. Normalmente, esto no es nada raro en trillizos, pero los médicos les habían dicho a Becki-Jo y a Liam que sus hijos eran gemelos dicigóticos, es decir, que provienen óvulos distintos. Por lo tanto, los niños son diferentes físicamente. Pero tanto los padres como los amigos tenían dificultades para diferenciar a los niños y decidieron hacerles una prueba de ADN para conocer la razón.



Los resultados del test fueron sorprendentes: ¡en realidad los tres hermanos provenían de un solo óvulo y eran trillizos idénticos! Esta pasa muy rara vez, tanto que, al principio, los médicos se negaron a creerlo. Un óvulo que se divide en dos para dar lugar a mellizos es algo común, pero un óvulo que se divide en tres es un fenómeno muy especial. Aunque son muy parecidos, sus padres han aprendido a distinguirlos. “Solamente cuando están dormidos tengo la impresión de que son idénticos. Pero los tres tienen personalidades completamente distintas. Y los tres tienen manchas de nacimiento entre las cejas, pero Roman es un poco más moreno que los otros, y además Rohan tiene una mancha de nacimiento en una pierna”, explica Becki-Jo.

Liam y Becki-Jo querían más niños y definitivamente sus deseo se hizo realidad, incluso si nunca se imaginaron que todos llegarían al mismo tiempo. Los orgullosos padres no podrían estar más felices, y la hermana mayor está muy emocionada de tomar el puesto de pequeña asistente para cuidar a esto tres chiquitos.


Podemos decir con toda seguridad que en los próximos años nadie se aburrirá en esta casa llena de gente. Pero como dice el refrán, ¡mientras más, mejor!

Loading...
loading...