Cuando descubre que su hija nacerá muerta, hace una fiesta. 1 año después, mira por la ventana y ve algo inesperado

La foto que Johanna Morton, de Nueva York, hizo este invierno de su hija Clara Ray es la foto de un milagro: esta es Clara Ray viendo caer los primeros copos de nieve de su vida.  Pero Johanna nunca pensó que podría llegar a capturar este mágico momento en el que su hija sonríe embelesada mirando por la ventana: algo que todos damos por hecho.

El 23 de diciembre de 2015, en la 12ª semana de embarazo de Johanna, los médicos encontraron algo en el corazón de su bebé. Pero la cosa era realmente grave: “Su bebé no va a nacer. Es mejor que se ahorre el sufrimiento”.

A pesar de las advertencias de los médicos, Johanna decidió seguir adelante con el embarazo y así pasaron las semanas. El ritmo del corazón de Clara Ray iba ralentizándose día tras día. “No le extrañe si la próxima semana da a luz a un bebé muerto”, les decían los médicos. 

El corazón de Clara Ray era algo único, que no habían visto ni en el mejor hospital infantil. “Habían visto sus afecciones por separado, pero no todas juntas. Ahora solo ella podía luchar por su vida. Lo único que podíamos hacer nosotros era rezar”. Pese a no saber si podrían llegar a ver la carita de su hija, sus papás decidieron celebrar cada día que Clara Ray seguía viviendo: “le dimos la noticia a familia y amigos, hicimos una fiesta de regalos e incluso le preparamos un cuartito en casa”. Esa Navidad Johanna soñó con su hija viendo las luces de Navidad, la nieve y le cantaba constantemente “All I want for Christmas is you” (“Eres todo lo que quiero por Navidad”).

Loading...
loading...

Y llegó el día de la verdad: el 14 de junio Johanna tuvo a Clara Ray por cesárea. ¡Sus papás pudieron verle la carita a su hija! 6 días después, le realizaron su primera operación a corazón abierto.

Y llegó el día de la verdad: el 14 de junio Johanna tuvo a Clara Ray por cesárea. ¡Sus papás pudieron verle la carita a su hija! 6 días después, le realizaron su primera operación a corazón abierto.

Y el 21 de junio, ¡su familia pudo llevarse a la pequeña a casa! “Desde aquel día, Clara Ray ha estado ingresada 5 veces en el hospital, ¡pero nuestra hija es una luchadora! Es nuestro milagro”, exclama su mamá. 

La de este año es una Navidad muy especial: hace 1 año le dijeron que su hija no sobreviviría. Hoy Johanna publica las fotos de su pequeña viendo caer los primeros copos de nieve de su vida. “Esta es mi hija viendo caer la primera nevada de su vida. Es imposible explicar nuestros sentimientos cuando vimos su sonrisa”.

Ahora Johanna recuerda las Navidades pasadas, en las que rezaba por que su niña viera las luces y la nieve. Y, gracias a Dios, Clara Ray está disfrutando de la Navidad como todo niño merece. Una historia muy cercana a un milagro de Navidad, ¿no crees?

Loading...
loading...