A los 16 años decide no ponerse bañador nunca más. 28 años después, ningún hombre se le acerca

Libby Huffer, de Indiana, EEUU, era una niña normal y feliz hasta que a los 5 años le diagnosticaron una extraña enfermedad: neurofibromatosis tipo 1. Aunque la niña tenía muchos lunares, el verdadero problema llegó en su pubertad.  De un día para otro su cuerpo se cubrió de pequeños bultos. Sus compañeros de clase no fueron, precisamente, amables con ella. Cuando la empezaron a llamar “Lizard Breath” (una palabra inventada que rimaba con su nombre e incluía la palabra “lagarto”), ella decidió cambiarse el nombre a “Libby”. 

Cuando Libby se quedó embarazada, las hormonas multiplicaron sus bultitos, que llegaron a sumar 6000. Estos bultitos no son cancerígenos, pero durante toda su vida ha recibido burlas de los demás. Además, tiene problemas para encontrar trabajo y no se siente segura consigo misma: la gente la sigue señalando por la calle y le dicen cosas como “¿qué es eso que vive en tu piel?”, o la llaman “lagarto” o “sapo”.

A los 16 años fue la última vez que se sintió cómoda en traje de baño, y es que los bultos le cubren de la cabeza a los dedos de los pies. La mujer lleva años sin tener una cita y se siente aislada por sus conocidos. Pese a todo, Libby quiere ayudar a otros en su misma situación, y que la gente conozca su enfermedad. “A los niños les digo que son besitos de ángeles, pero a los adultos siempre les tengo que explicar lo que me sucede”. Por ello, Libby se dedica a repartir panfletos informativos a adultos y niños.

Lo peor de todo es el dolor crónico y la depresión que los bultos le provocan. “No sé qué me pasará en el futuro. Con los años me van saliendo más de estos bultos”. Libby ha pasado por 13 operaciones, todas fallidas. Por ello, ahora ha creado una campaña de GoFundMe para conseguir que le extraigan todos los tumores con una operación que solo practican unos pocos médicos. El programa estadounidense The Doctors está dispuesto a ayudarla con su sueño.

Loading...
loading...

“No tengo nada contagioso. Todo lo que necesito es alguien que me cuide y quiera. Soy un ser humano como los demás”. Libby tiene también problemas en el terreno amoroso. No tiene pareja desde hace 8 años “porque los hombres parecen tener miedo de acercarse”. “Nunca me sentí bonita y estoy segura de que esta operación me hará sentirme un millón de veces mejor conmigo misma y acabará con mi dolor crónico”. Ojalá Libby tenga suerte y pueda recibir la operación que necesita para ser de nuevo feliz. ¡Realmente lo merece!

Aquí puedes ver a Libby hablando (en inglés) sobre su enfermedad:

Para mas informaciones visetenos en www.vsreal.com

Loading...
loading...