10 cosas que las aerolíneas no quieren que sepas; si las dominas ¡tus vuelos te saldrán más baratos!

Si eres viajero frecuente, es probable que ya hayas descubierto algunas cuestiones que las aerolíneas no especifican abiertamente, y que logran que el precio de tu boleto se reduzca. Al final, es algo que todos los viajeros buscan, con excepción, quizá, de las estrellas y multimillonarios a quienes no les importa, o bien, tienen su avión privado.

Pero para nosotros, los simples mortales, una rebaja en el costo del vuelo significa un día más de estancia en el lugar al que se viaja; una buena comida o comprar algo más que una postal de recuerdo para tus seres queridos.

Presta atención, porque estos son algunos trucos que las aerolíneas no quieren que sepas, y a los que puedes sacarles mucho provecho:

1. El día y la hora del viaje

Si das un recorrido por las páginas de las aerolíneas te darás cuenta de algo muy importante: los precios son diferentes, dependiendo del día de la semana que elijas para viajar, así como el horario. Por lo regular, la mayoría de la gente prefiere viajar en fin de semana y en un horario más cómodo, que no implique levantarse demasiado temprano; por lo tanto, estos vuelos tienen un costo entre un 10 y hasta un 40% más alto que si decides tomar un vuelo el lunes a las 6 de la mañana.

Cierto, implica incomodidad, pero si lo piensas, tu bolsillo se verá recompensado, aunque esto es algo que las aerolíneas no promocionan.

2. Compras anticipadas

Corriendo en aeropuerto

Esto también es algo conocido y fácil de identificar: si compras tus boletos con anticipación, será más barato. Pero la aerolínea no te dice cuándo es el momento indicado, por lo que pudieras pagar tu viaje incluso con un año de anticipación, pero esto no necesariamente te hará ahorrar.

Lo ideal es comprar, para un vuelo nacional, con 3 meses de anticipación; para uno internacional, con 5 meses estará bien. ¿Por qué hacerlo con estos tiempos de anticipación? Porque si lo haces antes, lo más probable es que las aerolíneas ni siquiera hayan contemplado todavía los descuentos y ofertas para esos días.

Lo que es un hecho: no lo hagas dentro de los 30 días próximos a tu fecha de salida, pues para ese momento ya habrá subido el precio. Tampoco aplica para fechas especiales, por lo que si quieres viajar el día de navidad o en esas fechas, aunque lo compres con anticipación, el precio será elevado.

3. Las “ciudades ocultas”

Vuelos alrededor del mundo

Esto es algo que jamás dicen las aerolíneas y que se ha convertido en todo un enigma, que si lo descifras, puede operar a tu favor. Vamos a poner un ejemplo: tal vez quieres viajar de Londres a Madrid, pero el boleto de Londres a París, vía Madrid, es más barato. Es solo un ejemplo, pero casos como este ocurren comúnmente, sobre todo en vuelos nacionales.

Entonces te será más barato comprar el boleto Londres-París, y al momento en que haga escala en Madrid, te bajas ahí. Es simple. Esto es lo que se conoce como “ciudad oculta”. Incluso existe una página especializada en ayudarte a encontrar tu “ciudad oculta”: Skiplagged

El único inconveniente en este caso es que solo podrás llevar equipaje a bordo, pues si lo documentas, al momento en que bajes en Madrid, tu maleta continuará hasta París…

4. Viajar gratis, a través de un “gasto manufacturado”

Pagar con tarjetas

Alex Bachuwa ha desarrollado un método para volar gratis, aunque un poco riesgoso: aplicar para obtener tarjetas de crédito que ofrecen millas de regalo. Hay algunas que te dan hasta 150 mil puntos como promoción, siempre y cuando utilices la tarjeta.

El truco, y por supuesto que esto jamás lo escucharás de una aerolínea, es que compres una tarjeta de regalo, con la cual compres una orden de dinero. De esta manera se activa la tarjeta de crédito y las promociones. El dinero lo depositas en tu cuenta y con eso pagas tu tarjeta de crédito, por lo que ¡el viaje es completamente gratis! Solo debes tener cuidado en cómo manejas este truco, para no terminar endeudado.

Loading...
loading...

Si no entendiste mucho y quieres hacerlo, puedes consultar The Points of Life, el blog donde este tipo explica a detalle cómo realizar esta maniobra.

5. Subastas

Caminando en el aeropuerto

Aunque esto no es nuevo, es algo que las aerolíneas -muchas ya han aceptado participar- no dicen públicamente; la razón: creen que tal vez las personas no comprarán boletos de primera clase por estar esperando las subastas.

Pero también hay que decirlo, esto tiene sus riesgos, pues podrías llegar a pagar una suma mayor al costo real del boleto a través de este método. De igual manera, si ofreces poco, tratando de gastar menos por un boleto de primera, lo más probable es que termines viajando en la zona comercial o incluso que te quedes sin boleto, ya que las subastas comienzan 90 minutos antes de que despegue el avión.

6. Día y hora para comprar el boleto

Frente a la PC, fumando

Esto es interesante: las aerolíneas lanzan sus ofertas los lunes por la tarde -por lo regular-. La competencia las ve el martes por la mañana y lanza las suyas. Es decir, que un buen momento para comprar tus boletos sea el martes a las 3 de la tarde, que es cuando están “calientes” las ofertas.

Otro dato importante es que debido al poco tráfico que hay en internet, algunas empresas lanzan ofertas muy atractivas, pero que solo duran unos minutos, entre 2 y 4 de la mañana. Así que bien valdría la pena desvelarte un poquito y quizás obtengas tu boleto a un precio soñado.

7. Compra en internet, siempre

Emocionada ante la computadora

Obviamente las agencias de viajes tiene que obtener un porcentaje de ganancia, por lo que es más recomendable que tú compres los boletos a través de internet, donde además puedes consultar buscadores que te ayudan a encontrar la mejor tarifa; además, suscríbete a los boletines de las aerolíneas, que te irán avisando a tu correo sobre ofertas y promociones.

Sigue a las aerolíneas a través de redes sociales, pues en ocasiones lanzan dinámicas atractivas, en las que puedes ganar incluso vuelos gratis.

8. Usa ventanas de incógnito para comprar

Cerrando la computadora

Cada vez que revisas un vuelo, las aerolíneas detectan el IP de tu computadora, por lo que es probable que te aparezcan precios más elevados cada vez. La opción es realizar una navegación privada o en ventanas de incógnito, de tal manera que las empresas no sepan que eres tú quien está revisando constantemente un vuelo.

Esta es una información muy valiosa.

9. No compres en grupo

Salto a la piscina

Siempre compra tu boleto como si viajaras solo, aunque vayas con un grupo de amigos. La razón es simple: las aerolíneas solo tienen un número limitado de asientos a bajo costo, así que si vas con otros tres amigos y a uno le tocó quedarse ya con tarifa normal, los otros boletos también subirán de precio.

En ocasiones es bueno dejar un poco a la manada…

10. “Jugar” con tus tarjetas de crédito

Usando la tarjeta de crédito

Stefan Krasowski desarrolló un sistema para poder “jugar” con tus tarjetas bancarias y obtener beneficios, pero no solo en vuelos, sino en hoteles y otros servicios.

Primero debes tener un excelente historial crediticio: obtén todas las tarjetas que puedas y paga a tiempo. Segundo, obtén una tarjeta de crédito para un hotel; esto eleva tu estatus. Si ya tienes una, ve a otro hotel y diles: “Mira lo que tengo; ¿tú me darás una?”. Tercero, con ese historial, aplica para tener una tarjeta premium, como una American Express Platinum, Citi Prestige, o alguna con la que tengas acceso a las salas VIP en los aeropuertos. Cuarto, has que tu familia, por ejemplo tu esposa, haga lo mismo, así tendrán el doble de beneficios cada vez que salgan de viaje.

Loading...
loading...